Primera restauración de mueble antiguo

Quien dice antiguo dice viejo y algo deteriorado... pero en fin, esta vez me he atrevido a probar con la restauración y estoy bastante satisfecha con el resultado.

A este mueble le tengo mucho cariño, siempre estuvo en mi casa de pequeña ya que era el mueble de la máquina de coser de mi madre que finalmente pasó a mis manos y ha estado ocupando el lugar central de mi recibidor. Con la mudanza me dí cuenta de que su estado era ya algo lamentable y me daba pena verlo así de desteñido y carcomido, así que algo tenía que hacer con él.

Lo primero que hice tras limpiarlo bien  fue aplicarle un decapante (para mí la parte más costosa). Tuve que ponerle un tratamiento anticarcoma, dejarlo actuar unos días y rellenar con pasta para madera todos y cada uno de los agujeritos que había dejado la carcoma. Después lijé bien toda la superficie (con la lijadora eléctrica genial, mucho más fácil). Tras esto, cogí un tinte para madera del color más parecido que encontré al original y así logré igualar el color en todas las zonas, sobre todo en las más descoloridas. Y para finalizar una mano de barniz para que se conserve bien mucho mucho tiempo. Espero que se aprecie el cambio en las fotos.

El antes

 
Aquí se aprecia bien una de las partes más desteñidas


Y éste es el resultado final:




Con esto he descubierto una nueva afición, por si tuviera pocas. Lástima la falta de sítio. Pero os animo a que lo hagáis también, ya sabéis, si tenéis algún mueble algo viejo y no os queréis deshacer de él, hacedle un lavado de cara, lo agradeceréis.



Share this: