Elemento Fuego

Últimamente estoy trabajando más con el elemento fuego, quizás sea por eso que me encuentro con más fuerza y energía.
Seguramente a muchos os pasa igual que a mi cuando contempláis la llama de una vela, o una hoguera encendida, su danza os absorbe, os hipnotiza hasta tal punto que no podéis dejar de mirarla, como si una fuerza superior os quisiera mantener en ese trance por alguna razón. Podría pasarme un buen rato observando los sinuosos movimientos de una llama sin darme cuenta de lo que pasa a mi alrededor. Esa es la magia del fuego.



El fuego es el elemento de la fuerza, él nos llena de coraje para afrontar situaciones difíciles, nos empuja a buscar nuevos retos y nos da la valentía necesaria para seguir adelante. Es la llama de la vida, lo cual puede resultar un poco contradictorio si pensamos en su poder devastador (sólo hay que ver lo que ha provocado en miles de hectáreas de nuestros bosques este verano, eso sí, de la mano del hombre, el ser más despiadado de este planeta).

Asimismo, el fuego nos da la calidez que necesitamos, y su antorcha siempre encendida nos guía en nuestro camino para no tropezar. Por lo tanto, el fuego es fuerza, es coraje, es valor, calidez, pero a su vez también es pasión en todos sus sentidos.

El fuego tiene la capacidad de transmutación, por eso es apropiado emplearlo para todo aquello que queramos que cambie, bien sea en una hoguera o con una simple vela.

En conclusión, el fuego tiene el poder de guiarnos, de darnos calor, fuerza y vitalidad para afrontar los obstáculos de nuestra vida, pero también hay que tener cuidado ya que su naturaleza impredecible nos lleva a guiarnos por impulsos, lo cual, a veces puede traernos consecuencias negativas.

Continuará...

By Nat  )O(

Share this: