Tuneando una estantería de cristal anticuada

Hoy más que una manualidad, os enseño un trabajo poco menos de bricolaje, ya que le he cambiado el aspecto totalmente a una estantería de cristal con ruedas que, por su aspecto, quedaba un poco fuera de lugar en mi casa. Y como es super práctica no quería deshacerme de ella.


En la foto de arriba podéis ver el "antes" de la estantería en cuestión. Las baldas (en la foto ya quitadas para prepararlas) son de cristal, pero no pasa nada, las pintamos igual.

Lo primero que hay que hacer es limpiar bien toda la superficie para que luego no haya problema con la pintura. Una vez bien limpio le toca el turno a la imprimación. Elegid una de calidad y que sea "todoterreno", es decir, que valga para cualquier tipo de superficie.



Después de esto, dejaremos secar el tiempo que nos aconseje el fabricante y seguidamente se le aplicará el esmalte. Consejo: si podéis elegir entre sintético o acrílico, escoged el acrílico que es mucho más fácil de limpiar la brocha, sólo con agua, con el sintético necesitaréis disolvente.

Para que no quedara tan aburrida toda blanca, decidí hacerle unos motivos en las baldas, de la manera que véis en las fotografías de abajo.


Y una vez retirada la cinta ya tenéis el resultado final.





La verdad es que estoy muy contenta con el resultado y ahora es un mueble renovado y totalmente integrado con la decoración de la habitación.

Espero que os haya gustado y os animéis a tunear los muebles que tengáis por casa que no os gusten mucho, después os sentiréis muy orgullosos. Espero vuestros comentarios!!



Share this: